Un vestido de una camisa

Hace tiempo llegó a mis manos una camisa de hombre que ningún ser masculino de mi alrededor ha osado ponerse.
Por eso, despues de mucho esperar decidí darle otro aire un poco más femenino...



Esta era la camisa, y digo era porque ahora ya no es así:


Para darle otro aire lo importante es que sea una camisa grande, así podremos recortar y adaptar a nuestras medidas.
Para ello colocamos la camisa del revés y calcamos el perfil de un patrón (o de una pieza que queramos replicar):



Tan solo hace falta que repasemos la sisa y el lateral.

Lo hacemos tan solo en la mitad (en este caso la mitad delantera) y, cuando ya hayamos marcado la nueva linea, lo calcamos en la otra mitad poniendo alfileres para marcar la línea:


 Hacemos lo mismo con la parte de detrás (con patrón o una pieza que nos guste):



Una vez conocemos el nuevo ancho del cuerpo y la nueva sisa, dejando margen de costura, ya podemos recortar:



Una vez cortado debemos coser, uniendo los laterales de delante con detrás en ambos lados. Cosemos con pespunte y sobrehilamos para que no se deshilache:


Ahora solo nos queda rematar las sisas. Para ello podemos usar un bies para coser en el contorno:


Yo soy partidaria de, además de colocarle alfileres, hacerle un hilván (con tantas curvas así queda más bien fijado, y más bien cosido!!)

Peeero...como nos han sobrado las mangas, yo he preferido hacerle una vista:


¿Que qué es una vista? ¿Que cómo se hace una vista? Pues muy fácil. Tan solo hay que calcar el contorno de la sisa, dandole un poco de grosor:



Esta pieza la cosemos a la sisa:


Una vez cosida doblamos la vista hacia el interior y hacemos una costura para que no salga. Si lo hacemos así lo ideal es: no dejar mucho margen, sobrehilar primero y hacer el pespunte lo más cerca del margen de la vista (para que no se arrugue ni se vea por fuera).
Otra opción es la que hice yo, que queda más bien acabada. Se trata de hacer un doble doblez:


Igual que con el bies, os aconsejo que lo hilvanéis antes de coser para que quede bien fijada la forma que le queréis dar.

Y con esto ya solo nos queda plamchar y estrenar!

Esta versión ha quedado así:

 Más entallada y con los hombros a mi medida (También podría haber hecho una sisa más escotada. Si hubiese usado de patrón el vestido naranja hubiese quedado así!)

Y eso lo podéis aplicar con cualquier pieza: camiseta, pantalón, vestido...lo que queráis!

(Ahora, amiga Martirio, podrás hacerlo con los vestidos viejunos dels encants!)

2 comentarios:

  1. Te ha quedado genial! 👏👏 La verdad que muy camisa de hombre no era 😓 Yo también hago dar nueva vida pero sobretodo de cosas nuestras para mí hijo.

    ResponderEliminar
  2. Graciass!! Buena opción para los niños!!

    ResponderEliminar