parche con bordado boro



Seguro que tenéis por casa algunos pantalones tejanos de estos desgarrados que se llevan ahora...
En mi caso es así, y lo cierto es que no soy muy fan...

Estos pantalones empezaron con un pequeño agujero que, con el uso (e ir metiendo la zarpa por ahí, accidentalmente) se ha ido haciendo grande... y a mi no me resulta demasiado cómodo...

Así que tenia que ponerle remedio...porque están nuevos! Y sabiendo lo que me gusta a mi un buen reciclaje tejano...pues nada...tenia que darle rienda suelta al bordado boro!

Si no sabéis que es el bordado boro, os lo explico brevemente:

Se trata de una técnica de remendado que consiste en coser parches (que es lo que significa boro) a la pieza mediante unas puntadas discontinuas, mas o menos regulares. A esta tipología de puntada es a la que se conoce como sashiko y, en algunas ocasiones, forma dibujos geométricos.

Antiguamente los campesinos japoneses vestían con prendas de cáñamo que teñían con índigo, dándole un aspecto muy similar al de los tejanos que tanto me gusta reciclar a mí.

Y es por ello que actualmente podemos encontrar tantas ideas de tejanos usando la técnica boro (o simplemente aplicando la puntada decorativa, sin aplicar ningún remiendo).

Y, ahora que ya sabéis de qué va, ¿nos ponemos a ello?


Para ello no necesitamos nada más que:
  • Los tejanos agujereados
  • Un trozo de pieza tejana de otra prenda (que hayáis decidido darle otro uso y os sobre un cachito)
  • Hilos de bordar, lo que tengáis, en mi caso escogí colores que combinaran bien y no demasiado llamativos.
  • Alfileres, aguja de coser y tijeras.

Para los hilos, en mi caso escogí estas dalias, porque...porque soy muy fan de ellas, básicamente!
Me encanta bordar con perlé más que con Mouliné. Pero vamos, una manía como cualquier otra...


Primero de todo recortamos el parche con el que taparemos el agujero. Tiene que ser un poco más grande que el agujero para que, con las puntadas, podamos sujetarlo.
En mi caso he buscado un tejano un poco más oscuro, para que contraste.



Colocamos el parche en el interior y lo sujetamos con algunos alfileres.




Hacemos algunas puntadas para ir sujetando el parche a la prenda y así poder retirar los alfileres (y poder trabajar más cómodamente).


En mi caso decidí empezar haciendo todos los trazos verticales, y bastante irregulares.




Después hice lo mismo, pero en líneas horizontales, hasta que quedó bastante relleno.
Veréis que por fuera de la zona del parche también hay puntadas. Estas son para sujetar bien el parche a la prenda.
Se pueden hacer muchas puntadas más, de manera que prácticamente no se vea la pieza añadida. Eso ya como le guste a cada uno.



Y así es como queda!

Lo que ahora me preocupa es...


Si estos agujeros acabaran igual!

Pero ahora que ya tengo la solución...¡ igual aprovecho y me adelanto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario